¿Cómo conseguir que el bebé se duerma?

Si tu bebé da vueltas en la cama durante toda la noche y no sabes qué hacer para que se duerma, es posible que una nueva rutina de sueño solucione el problema. No existe el mal sueño, sino los malos hábitos de sueño, que suelen ser reversibles.

A continuación encontrarás algunos consejos que te ayudarán a evitar estos malos hábitos para que tu bebé pueda descansar por la noche.

Sigue una rutina

Una de las mejoras formas para conseguir que el bebé duerma plácidamente en su cuna es que aprenda que es hora de dormir a través de las señales del entorno. Unos 30 minutos antes de acostarse, baja el ruido y atenúa las luces. La iluminación adecuada es esencial porque ayuda a ajustar el reloj interno del bebé.

Nuestro cerebro asocia la luz y la oscuridad con estar despierto o dormido. Bajar las luces por la noche y exponer al bebé a una luz brillante por la mañana contribuirá a este proceso. También puedes colocar una luz de noche para bebé en la habitación, si esto ayuda a que se duerma.

Ponlo en la cuna antes de que esté dormido

Si pones a tu bebé en la cuna o moisés cuando ya está dormido y se despierta por la noche, no reconocerá su entorno y necesitará tu ayuda para volver a dormirse. Por ello, lo mejor es intentar acostar a tu bebé cuando todavía esté somnoliento pero despierto. Esto le ayudará a aprender a tranquilizarse y a dormirse por sí mismo, que es el principal objetivo del entrenamiento del sueño.

No acudas inmediatamente cuando se despierte

Sabemos que resulta complicado, pero si tu bebé se vuelve a despertar, no acudas de inmediato, comprueba si puede volver a dormirse por sí solo. Puedes poner un vigilabebés en la habitación para controlarlo en todo momento.

Si sigue llorando, comprueba cómo está, pero no enciendas la luz, ni lo cojas en brazos. Si no es capaz de calmarse por sí mismo, piensa en qué otra cosa puede molestarle. Puede que tenga hambre, esté mojado, tenga fiebre o no se sienta bien.

Una vez minimizados los estímulos, puedes introducir otros rituales tranquilizadores, como un baño caliente, canciones de cuna o los movimientos de una mecedora. Se recomienda instaurar el ritual nocturno lo antes posible. Sé constante y haz las actividades en el mismo orden todas las noches para que tu bebé aprenda la rutina.

Ultima actualización el 12 de abril del 2021

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas 1 votos - nota: 5,00 sobre 5