Hacer el pan en casa: los consejos para un pan delicioso

¿Lo has intentado? Aprender a hacer pan casero puede traerte mucha satisfacción y asegurarte que lo que colocas en tu mesa esté elaborado con el mayor amor, cuidado y calidad. Hacer pan no es una tarea difícil o compleja, aunque sí tiene sus secretos que desvelaremos con los siguientes consejos.

Los métodos imprescindibles para lograr un buen pan

Es cierto que pueden existir infinitas recetas y tipos de pan, pero la preparación sigue más o menos los mismos pasos: amasar, fermentar, dar forma y hornear. Por supuesto, los ingredientes de calidad hacen una gran diferencia, pero cuando se trata de lograr un pan delicioso todo está en la técnica.

Escoger la harina

Dependerá del pan y la receta que escojas preparar, pero para los principiantes es mejor comenzar con la harina de trigo, la cual debe guardarse en lugar protegido de la luz solar y la humedad. Busca una harina de trigo de panadería o harina de fuerza que tienen la cantidad de proteína adecuada para el pan.

Amasado consistente

Es cierto que para amasar no se necesita una fuerza sobrehumana, pero sí algo de resistencia y consistencia en la acción para que todos los ingredientes se integren bien. Como se trata de una tarea un poco desgastante cuando se hace a mano muchas personas desisten o evitan hacer pan casero con frecuencia, pero solo necesitas intentarlo.

Debes amasar hasta que la masa sea elástica y lisa, que no se quiebre o rompa y no se pegue mucho a las manos y a la encimera de la cocina. Si prefieres hacerte la vida más fácil, un robot de cocina es lo ideal para dejar que el equipo amase todo a la perfección y tú hacer la cantidad de pan que desees sin mucho esfuerzo.

Otra alternativa es una panificadora, estas hacen todo el trabajo, amasan, dejan fermentar y hornean el pan consiguiendo un resultado profesional. Solo debes tomar la receta, añadir los ingredientes, escoger el programa de preparación y esperar.

¿Cómo fermentar?

La fermentación dará suavidad y alargará la vida del pan, por ello, debes fermentar un mínimo de dos veces la masa. Para hacerlo solo deja que la masa repose el tiempo necesario de acuerdo al tipo de pan y espera a que duplique su tamaño. Lo ideal es dejar la masa tapada con un paño seco y en un lugar cálido, lejos de corrientes de aire.

El horneado perfecto

El horno casero servirá para hacer un pan muy rico, pero puede hacer que la masa pierda un poco de humedad, para evitarlo coloca una segunda bandeja con un poco de agua o un vaso con el líquido en el horno junto con la masa. Adecúa la temperatura al tipo de pan y vigila que se cocine completamente.

Ya solo toma tu receta del pan que más te guste y ¡comienza!

Ultima actualización el 18 de septiembre del 2020

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas 1 votos - nota: 5,00 sobre 5