Calefacción: nuestros consejos para pasar un invierno sin frío

Cada año, cuando la temperatura comienza a bajar, empezamos a desempolvar los viejos radiadores eléctricos para tratar de caldear la casa. No obstante, hay una serie de pautas que puedes seguir para no pasar frío en invierno a la vez que reduces en las facturas de la calefacción y electricidad. Toma nota para proteger tu hogar del frío este invierno.

Revisa los radiadores

Antes de que llegue la temporada de invierno, revisa los radiadores de casa para tenerlos apunto. La eficiencia se pierde con unidades mal mantenidas, por lo que conviene revisar y mantener limpios los filtros de escape. Por otro lado, si tienes muebles bloqueando los radiadores, también los radiadores eléctricos de pared, estás impidiendo que el calor se distribuya correctamente por la habitación. Aleja el sofá del radiador y la habitación se calentará más rápido.

Ahorra en la factura con un termostato

La instalación de controles de calefacción y válvulas de radiadores termostáticos resulta en un ahorro de energía del 40 % en comparación con una casa sin termostato. Permiten programar la calefacción para que se encienda a horas predefinidas, de modo que solo utilices la energía cuando la necesites.

Los nuevos termostatos inteligentes también se pueden controlar a distancia a través del móvil para que puedas encender la calefacción de camino a casa, asegurándote de que esté calentita cuando llegues.

Opta por una chimenea de leña

Las chimeneas o estufas de leña emiten más calor que las de gas o que un calefactor. Puedes quemar madera de desecho, ramas caídas o pellets de madera, que están hechos de aserrín y son una de las formas más rentables de calefacción doméstica.

Aprovecha la energía solar

La calefacción solar pasiva utiliza ventanas grandes orientadas al sur para permitir que la luz del sol entre en la casa. Por otro lado, también puedes valorar la instalación de paneles solares. Calentar tu casa con un sistema de energía solar activa puede reducir significativamente tus facturas de combustible en el invierno. Un sistema de calefacción solar también reducirá la contaminación del aire y los gases de efecto invernadero que resultan del uso de combustibles fósiles para calentar o generar la electricidad.

Invierte en aparatos para no pasar frío en invierno

Si vives en una ciudad con inviernos duros, puede que te resulte conveniente contar con algunos aparatos domésticos que te ayuden a mantener el calor. En algunos casos, un calentador o climatizador portátil puede ser más eficiente para calentar una habitación pequeña que el funcionamiento de un sistema de calefacción central de la casa.

También puedes optar por colocarlo en el baño para no pasar frío al salir de la ducha. En estos casos, también hay toalleros eléctricos que funcionan como radiadores, pues calientan el baño y secan las toallas por un consumo muy bajo.

Ultima actualización el 02 de julio del 2022