Aire ambiental: ¿cómo purificar el aire de la casa?

La calidad del aire en el interior del hogar puede estar más contaminada que el aire exterior, y dado que pasamos mucho tiempo dentro de casa, esto podría convertirse en un problema. La mala calidad del aire ambiental puede poner en peligro la salud de tu familia, por lo que es importante conocer algunos consejos útiles para purificar el aire de la casa.

Sigue estos consejos para empezar a purificar el aire que respiras cada día. ¡Toma nota!

Abre las ventanas y decora con plantas de interior

Un simple gesto como abrir las ventanas cada día es lo mejor que puedes hacer para mejorar la calidad del aire interior. Abre tus ventanas, aunque solo sea cinco minutos al día para aliviar la acumulación de contaminantes atmosféricos nocivos en el hogar.

Por otro lado, es una buena idea decorar la casa con pequeñas plantas de interior. Algunos tipos de plantas de interior filtran los compuestos orgánicos volátiles comunes del aire de la casa.

Coloca difusores de aceites esenciales

Algunos aceites esenciales, como el del árbol del té, tienen propiedades antibacterianas y pueden añadirse a los productos de limpieza caseros o incluso en pequeños difusores de aires esenciales que añadirán un toque de decoración a tu hogar. ¿Sabías que estos aceites también pueden reducir las bacterias del aire? Se ha demostrado que los aceites esenciales como el eucalipto, el clavo y la lavanda también ayudan a reducir el número de ácaros del polvo en casa.

Limpia a menudo el climatizador y deshumidificador

Para purificar el aire y mantener los desencadenantes del asma alejados de tu hogar, asegúrate de arreglar las fugas y los goteos tan pronto como empiecen. El agua estancada y la alta humedad favorecen el crecimiento de ácaros del polvo, moho y hongos, algunos de los desencadenantes más comunes que pueden empeorar el asma. Utiliza un deshumidificador o un aparato de aire acondicionado cuando sea necesario, y limpia ambos con regularidad. También debes limpiar aparatos de calefacción como el climatizador.

Ventila para controlar la humedad

Como hemos comentado, una ventilación adecuada es una de las mejores maneras de proteger y mejorar el aire de la casa.

Los niveles altos de humedad favorecen el crecimiento de moho, lo que puede provocar sibilancias, tos y ataques de asma en personas alérgicas. Las actividades cotidianas del hogar, como cocinar, lavar e incluso respirar, producen vapor de agua, por lo que es esencial contar con una ventilación adecuada.

Por lo tanto, te recomendamos que instales un extractor de aire de baño y una campana de cocina, y que te asegures de que las rejillas de ventilación expulsan el aire al exterior y no a otras partes de tu casa.

Utiliza dispositivos para purificar el aire

Los purificadores de aire de calidad pueden ser una forma eficaz de reducir las partículas nocivas en el aire. Si tu hijo tiene asma, puede ser útil tener uno en su habitación.

Por otro lado, los ionizadores de aire te pueden ayudar a mejorar la calidad de aire en el interior de casa. Un ionizador se encarga de transformar el aire contaminado en aire puro, mediante la generación de iones negativos.

Ultima actualización el 15 de junio del 2024